Juntos podemos transformar la realidad.

image

Quizás el titular de este artículo, que es el slogan elegido por el nuestro Centro para este curso escolar, sea la mejor definición de lo que ha sucedido este pasado fin de semana en las instalaciones del Colegio. Toda la Comunidad Educativa ha participado de una forma o de otra en las celebraciones de las fiestas del Colegio y del Deporte, consiguiendo que la realidad cotidiana se transformase en otra realidad fruto del esfuerzo y la colaboración de todos.
Desde el viernes por la tarde y tras el acto inaugural donde intervinieron la Directora del Colegio Dª Elisa Garayoa y el presidente del AMPA D. Pedro José Bosque, se fueron desarrollando las diferentes actos. Durante las jornadas del viernes tarde y sábado por la mañana las relacionados en su mayoría con las actividades extraescolares que los alumnos desarrollan durante el curso escolar. Así pudimos presenciar actividades de fútbol, baloncesto, ajedrez, patinaje, gimnasia rítmica, baile moderno, judo, guitarra, teatro, y jota. Todos los participantes en ellas recibieron un premio en forma de trofeo y medalla y un vale para consumir en el bar, que por cierto estuvo abarrotado durante  estos días. La jornada del sábado por la mañana tuvo como acto principal el Festival del Colegio, donde las familias nos emocionamos al ver actuar a todos los alumnos, desde los más peques con su espontaneidad hasta los mayores con actuaciones más elaboradas. Completaron el programa otros actos como el freestyle scooter, concurso de guiñote, talleres de pintura, los hinchables que divirtieron a los más pequeños durante el domingo por la tarde y las «incansables» voluntarias de FundEO que mantuvieron abierto su puesto de venta a lo largo de las dos jornadas y procedieron al sorteo de una colcha, siendo el número agraciado el de la tira con los números desde 1.641 al 1.650.
Todo ello tuvo como colofón la celebración de una entrañable Eucaristía en el anfiteatro y posteriormente como fin de fiesta una verbena amenizada por un DJ especial que lo hizo francamente muy bien.

Con una expléndida climatología y muchas ganas de pasárnoslo bien fuimos capaces de transformar la vida cotidiana de nuestro Colegio en esto: